1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://angelesymilagros.about.com/od/milagros-manifestar/a/el-cuerpo-y-los-milagros.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

El cuerpo y los milagros

Su papel como instrumento espiritual y un ejercicio de presencia

Por

Santa Teresa de Ávila

Esta escultura muestra la visión de Santa Teresa de Ávila en la que sintió cómo un ángel penetraba su cuerpo con una lanza.

Fotografí­a por Napoleon Vier © Creative Commons
¿Alguna vez has pensado en el cuerpo como un instrumento para hacer milagros? La vida espiritual muchas veces se confunde con el rechazo al cuerpo. Si bien es cierto que el cuerpo es a menudo motivo de preocupación, infelicidad y otros sentimientos negativos, también es cierto que frecuentemente se le pide al cuerpo humano más de lo que está diseñado para sobrellevar. Se le priva de amor, atención y nutrición. Se le asigna un papel negativo cuando en realidad el cuerpo es un instrumento clave de la vida espiritual.

El cuerpo como instrumento de espiritualidad

El cuerpo no siempre fue visto como un impedimento al espí­ritu. Todo lo contrario. En su análisis del Evangelio de Marí­a Magdalena, el teólogo Jean-Yves Leloup explica cómo en el gnosticismo antiguo se percibí­an la mente, el alma, el espí­ritu y el cuerpo como un continuo. Los primeros tres niveles se expresan a través del cuerpo. Sin el cuerpo, el ser humano no tendrí­a el instrumento necesario para unir todos los elementos que permiten la comunicación con la Divinidad.

En otras tradiciones también se toma en cuenta el papel del cuerpo en la espiritualidad. El hatha yoga, por ejemplo, fue originalmente un sistema creado para fortalecer el cuerpo de modo que apoyara largas horas de meditación.

El yoga se originó del tantra, que es tal vez el sistema más conocido por su aceptacón del cuerpo como vehí­culo para la espiritualidad. Aunque es incorrecto decir que el tantra se trata solamente de "sexo sagrado", sí hay varias escuelas de vamachara, o tantra de la mano izquierda, que utilizan prácticas sexuales como parte de su disciplina. Algunos rituales secretos de tantra pueden incluir festines, coito, y hasta defecar, orinar y vomitar. El cuerpo, en vez de ser negado, es integrado a la experiencia espiritual.

El cuerpo en la experiencia mí­stica

Los mí­sticos de diferentes religiones tienden a describir sensaciones muy fí­sicas cuando relatan sus experiencias espirituales. Incluso la enfermedad es vista por algunas filosofí­as como una manera de adquirir maestrí­a espiritual.

En el cristianismo, que históricamente ha tendido a rechazar el cuerpo, una de las experiencias místicas más conocidas narra con gran detalle las sensaciones del cuerpo. Esta experiencia es la de Santa Teresa de Ávila, que describe su encuentro con un ángel:

Vi a un ángel cabe mí­ hacia el lado izquierdo en forma corporal... No era grande, sino pequeño, hermoso mucho, el rostro tan encendido que parecí­a de los ángeles muy subidos, que parece todos se abrasan... Veí­ale en las manos un dardo de oro largo, y al fin del hierro me parecí­a tener un poco de fuego. Este me parecía meter por el corazón algunas veces y que me llegaba a las entrañas: al sacarle me parecía las llevaba consigo, y me dejaba toda abrasada en amor grande de Dios. Era tan grande el dolor que me hací­a dar aquellos quejidos, y tan excesiva la suavidad que me pone este grandí­simo dolor que no hay desear que se quite, ni se contenta el alma con menos que Dios. No es dolor corporal, sino espiritual, aunque no deja de participar el cuerpo algo, y aun harto! (Vida de Santa Teresa, cap. XXIX)

Tu cuerpo y hacer milagros

Como ves, el cuerpo es tu instrumento no solo para vivir en el plano físico, sino para cultivar la vida espiritual. Puedes usar tu cuerpo cuando necesites pedir un milagro. Las siguientes sugerencias te pueden ayudar a integrar tu cuerpo, mente, alma y espí­ritu:
  • Acuéstate o siéntate cómodamente. Cierra los ojos.
  • Practica alguna técnica de relajación o comienza a orar. Es mejor rezar una oración repetidamente a manera de mantra, para que recojas tu mente.
  • Cuando sientas paz, visualiza tu deseo y haz tu oración de petición.
  • Ahora siente la energía de tu cuerpo y sigue visualizando.
  • Permí­tete creer que lo que pides te ha sido concedido y siente la emoción de esta realidad en tu cuerpo.
  • Sonrí­e y da las gracias con la misma emoción. Guarda en tu corazón ese momento.
  • Permítete dormir o quédate en calma unos minutos antes de volver a la vida normal.
Haz de tu cuerpo el instrumento de tu amor, de tu paz y de tus deseos más puros. Es tu tesoro e instrumento de contacto con la Divinidad.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.