1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://angelesymilagros.about.com/od/santa-maria-magdalena/a/maria-magdalena-esposa-de-jesus.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

María Magdalena, esposa de Jesús

La teoría que señala a María Magdalena como esposa de Jesús

Por

María Magdalena por Luca Signorelli

Esta imagen de María Magdalena por Luca Signorelli (1504) la presenta como la novia real, con su jarro de alabastro, y sandalias que parecen referirse al verso del Cantar de los Cantares: "¡Ah, princesa mía, cuán bellos son tus pies en las sandalias!"

© Dominio público
En 1969, la Iglesia Católica declaró que María Magdalena, María de Betania y la pecadora que lava los pies de Jesús con sus lágrimas y los seca con su cabello, no eran la misma persona, contradiciendo 1,500 años de tradición Católica Romana. En este detalle y en muchos otros se basa la autora Margaret Starbird para guiar al lector en la búsqueda de la esposa perdida de Jesús: María Magdalena.

Los judíos no deben ser solteros

Uno de los deberes de un padre judío es encontrar una esposa para su hijo. La sociedad judía se basa en el matrimonio, y hasta hoy en día, es una parte clave de la práctica del judaísmo. Jesús fue un hombre judío y un rabino, y como tal, es lógico que hubiera sido casado.

Aunque es cierto que algunas de las enseñanzas de Jesús se apartan bruscamente de la religión de sus padres, las referencias a María de Betania y María Magdalena en la Biblia parecen indicar que Jesús pudo haberse casado.

Hieros gamos

Una de esas referencias es la unción de Jesús por María de Betania. A pesar de que a Jesús siempre se le ha identificado como el "esposo", nunca ha estado claro quién es la "esposa". La unción es la clave que apunta a la respuesta.

Para entender lo que significa el que ella ungiera su cabeza con perfume, hay que entender primero lo que significó la unción para sus ancestros.

Desde la época del Rey Gilgamés, hay referencias a la unción, una palabra que ya en esos tiempos tenía una connotación sexual.

En la antigüedad, las personas creían que era la responsabilidad de los reyes mantener la tierra fértil. Los reyes y reinas muchas veces llevaban también el título de sacerdote y sacerdotisa. Ya que el ser humano es parte de la tierra, se entendía que para bendecir y fertilizar el suelo que luego daría el sustento del pueblo, la reina o sacerdotisa debía escoger a su consorte y llevar a cabo el rito del hieros gamos para bendecir la tierra. El acto sexual, que es un acto de unción, se convertía en la bendición que aseguraría la fertilidad del mundo.

Estas costumbres cambiaron y se transformaron, pero no desaparecieron completamente. El acto de ungir a un príncipe o rey se remonta a esas antiguas costumbres. En el Nuevo Testamento, ese acto de unción lo realiza María de Betania, que unge la cabeza de Jesús (Juan 11:2) en un acto que el mismo Jesús permite a pesar de las protestas de sus apóstoles.

De varias maneras, el episodio de la mujer que unge a Jesús se repite en todos los evangelios. Ella es María de Betania, que lo unge con perfume en el Evangelio de Juan; es la mujer sin nombre que se acerca a Jesús con un frasco de Alabastro y le unge la cabeza con perfume en Mateo 26:7; es la mujer pecadora en Lucas 7:36-50, que le unge la cabeza y los pies con perfume; y es la que lleva aceites para ungirlo después de su muerte en el Evangelio de Marcos. Es un acto que, según Margaret Starbird, hubiera sido reconocido con facilidad por las personas en los primeros tiempos del cristianismo.

El hieros gamos representa el ciclo de la naturaleza: la celebración de la unión, el sacrificio y la resurrección. En la historia de Jesús, están claros el sacrificio y la resurrección, pero falta reconocer la primera parte: la celebración. La gente de la antigüedad hubieran reconocido a María de Betania/María Magdalena como la sacerdotisa que unge al príncipe en la celebración que representa la primera etapa del rito.

El pastor y la torre

Margaret Starbird analiza también el nombre de María Magdalena y dice que no tiene nada que ver con el pueblo de Magdala. Según su investigación, este lugar no existía con ese nombre en los tiempos de Jesús. La raíz de la palabra Magdalena no proviene de Magdala sino de magdal-eder

Las menciones de María Magdalena en los evangelios no la identifican como madre o esposa de alguien, como a las otras Marías, sino con ese misterioso nombre "Magdala", que parece indicar un lugar. El lugar, dice Starbird, es en realidad una metáfora. Ella es la "magdal-eder", la Torre del Rebaño que menciona la profecía de Miqueas 4:8:

8 Y tú, Torre del Rebaño,
colina fortificada de la ciudad de Sión:
a ti volverá tu antiguo poderío,
la soberanía de la ciudad de Jerusalén.»
Según Starbird, los seguidores de Jesús no podían llamar a María Magdalena esposa de Jesús por el riesgo que corría de ser asesinada por los romanos por su relación con Jesús. Por eso pudieron haberle dado un título honorífico, comparándola con la Magdal-eder, ya que su historia parecía hacer realidad la profecía de Miqueas: la novia desolada que llora por su amado muerto.

La gematría en el nombre de María Magdalena

La gematría es el método que utilizaron los judíos en sus textos sagrados para asignar significado adicional a las palabras y frases sagradas. Los griegos también utilizaron este concepto cuando tradujeron los textos que se convertirían en el Nuevo Testamento. Es un sistema en que cada letra o palabra tiene un valor numérico y al sumarse, el número total tiene un significado que complementa y aumenta el significado original.

Cuando se utiliza la gematría para descubrir el significado más profundo del nombre de María Magdalena en la Biblia, la suma de las letras de su nombre es 153, el número que representa el sagrado femenino. Por esta razón, sugiere Starbird, se debe considerar Magdalena como un epíteto, y no como una referencia a un lugar físico.

Estas son solo algunas de las referencias bíblicas y conexiones que hace Margaret Starbird en sus libros sobre María Magdalena, la santa milagrosa que recibió y además fue testigo de los más grandes milagros de Jesús.

Libros de Margaret Starbird Compare Prices

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.